Formas Clínicas(*):

1. Peste bubónica.

Se caracteriza además de los signos y síntomas ya descritos, por una hinchazón aguda y dolorosa de los ganglios linfáticos (bubón) correspondiendo frecuentemente al sitio de picadura por una pulga infectante, siendo las localizaciones más frecuentes: inguinal, crural o femoral, axilar y cervical; también puede localizarse en la región post - auricular, poplítea, epitroclear y otros. El bubón adquiere ese estado, porque en ellos el agente etiológico de la peste se multiplica en gran medida, causando la necrosis de los tejidos del ganglio, formándose abscesos que en algunos casos se fistulizan y drenan hacia el exterior, disminuyendo con ello la severidad de los signos y síntomas, o pueden también involucionar lentamente. Sin embargo, en muchos casos, los bacilos logran vencer la resistencia de los ganglios llegando a pasar a la sangre (bacteremia) con localizaciones secundarias en otros órganos, tales como el bazo, hígado, pulmones y meninges (septicemia).



Bubon Inguino-crural
Bubón inguino-crural.

2. Peste septicémica.

Es la invasión del bacilo pestoso al torrente sanguíneo en forma masiva (bacteremia), con localización en otros órganos, tales como bazo, hígado, pulmones, meninges. Esta forma clínica puede ser:

 

    Peste septicémica secundaria: Cuando se deriva de la forma bubónica, tiene un mayor compromiso del estado general, toxemia, pequeñas hemorragias de la piel y deshidratación.

    Peste septicémica primaria: Cuando el compromiso de ganglios no es evidente, la Yersinia pestis se multiplica en la sangre, pudiendo identificarse por hemocultivo.

3. Peste neumónica.

Es la localización de los focos infecciosos en el pulmón. El enfermo al toser elimina los bacilos pestosos incluidos en las gotitas de Flügger (secreciones respiratorias) que directamente pueden infectar al ingresar por la vía respiratoria a los contactos de la persona o animal enfermo. Clínicamente la peste neumónica se caracteriza por tener un comienzo brusco con fiebre alta, disnea, tos, taquicardia, cefalea, mialgias intensas, temblores y postración. En las primeras horas hay dificultad para expectorar. Luego el esputo se torna sanguinolento, espumoso y fluido. La enfermedad progresa, aparecen estertores y desaparecen los ruidos respiratorios, pudiendo producirse la muerte en un lapso de uno a tres días.

  • Peste neumónica primaria.

pesteCuando el enfermo con peste neumónica secundaria al toser elimina al bacilo pestoso transmitiéndolo a sus contactos directamente a través de las gotas de secreciones respiratorias, pudiendo producir brotes localizados o epidemias devastadoras. El paciente puede fallecer dentro de 48 horas.

  • Peste neumónica secundaria.
    Que se deriva de la evolución de la peste bubónica, es muy grave y con alta letalidad. Puede ser consecuencia de un retraso en el diagnóstico y/o por inadecuado tratamiento de la peste bubónica o peste septicémica primaria.

4. Otras formas clínicas.

    • Peste tonsilar o amigdaliana: se manifiesta por una hinchazón ganglionar en la región amigdaliana, alcanzando las tonsilas un tamaño semejante a una “nuez”.
    • Peste cutánea o carbón pestoso: se manifiesta por la presentación de nódulos de aproximadamente dos centímetros de diámetro con dolor discreto y de superficie negrusca.          
    • Peste meníngea: meningitis que podría ser consecuencia de un tratamiento inadecuado.
    (*)  NTS No 083 - MINSAIDGSP. V.01. Norma Técnica de Salud para la Vigilancia, Prevención y Control de la Peste en el Perú.2010.

    Ultima actualización: 06 de Setiembre 2010

     

Direccion Sectorial de Alerta y Repuesta
Dirección Ejecutiva de Vigilancia Epidemiológica
2010 (C) Dirección General de Epidemiología - Ministerio de Salud
Calle Daniel Olaechea 199 - Jesús María - Tel. +51-1-4614347