Vigilancia de enfermedades zoonóticas
Martes Noviembre 21, 2017

Vigilancia de las enfermedades zoonóticas

Finalidad

Contribuir a la implementación de intervenciones sanitarias para disminuir el impacto de las enfermedades zoonóticas.

Objetivo general

Generar información sobre la magnitud, tendencia y distribución de las enfermedades zoonóticas.

Objetivos específicos

  • Determinar la incidencia de las enfermedades zoonóticas y monitorear su tendencia
  • Detectar brotes de enfermedades zoonóticas, endémicas, emergentes/re-emergentes
  • Identificar riesgos potenciales para la presentación de enfermedades zoonóticas
  • Identificar la ocurrencia de epizootias


Reseña

La vigilancia de los daños de transmisión zoonótica en el Perú fue implementándose progresivamente a través de los años, es así que la rabia y la peste se vigila sistemáticamente desde la década del 90; la leptospirosis, carbunco, ofidismo, loxoscelismo desde el año 2000. El año 2015, se aprueba la “D.S. N° 065-MINSA/DGE-V.01”, “Directiva Sanitaria para la Vigilancia Epidemiologica de Enfermedades Zoonóticas, Accidentes por Animales Ponzoñosos y Epizootias” que estandariza los procedimientos para la vigilancia epidemiológica, la comunicación y notificación de epizootias.

El sistema nacional de vigilancia epidemiológica considera también enfermedades zoonóticas emergentes o reemergentes que constituyen amenazas globales y que son incluidas entre los diagnósticos diferenciales en el abordaje de daños con enfoque sindrómico

Rabia

La Rabia es una zoonosis producida por un virus que pertenece a la Familia Rhabdoviridae y Género Lyssavirus. Todas las especies de mamíferos son susceptibles a la infección del virus rábico, sin embargo, sólo unos pocos son importantes como reservorios responsables de su transmisión en la naturaleza.

La transmisión viral se presenta principalmente a través de la mordedura de animales, en dos ciclos de transmisión: uno urbano cuyo reservorio es el perro y otro silvestre, en el cual están involucrados diferentes mamíferos silvestres entre carnívoros y quirópteros.

En el Perú el reservorio principal de la rabia silvestre es el murciélago hematófago o vampiro Desmodus rotundus. Entre los años 2000 y 2016, fueron notificados a través del Sistema Nacional de Vigilancia Epidemiológica 129 casos de rabia, el 91% (118 casos) fueron de trasmisión silvestre y 11 casos fueron transmitidos por mordedura de canes.

Definiciones de caso de rabia:

  1. Caso probable: Paciente con síndrome neurológico agudo (encefalitis) dominado por formas de hiperactividad seguido de síndromes paralíticos que progresan hacia el coma y muerte, por insuficiencia respiratoria, entre 4 y 10 días después de la aparición del primer síntoma. Con antecedente de mordedura, arañazo o contacto con un animal sospechoso de rabia u otra condición de exposición (trasplantes, riesgo ocupacional, transmisión vertical). El período de incubación puede variar desde 10 días hasta 312 días, generalmente es de 30 a 90 días, con un tiempo promedio de 50 días.
  2. Caso confirmado: Caso probable que es confirmado por laboratorio mediante los resultados positivos de las pruebas de inmunofluorescencia directa (IFD), cultivo celular, inoculación en ratones o RT-PCR. Una prueba positiva en el caso post mortem, de cualquiera de estos exámenes, es concluyente de rabia. En el caso sospechoso de rabia ante mortem, son necesarios al menos. Contacto de rabia: Es la persona o animal cuya piel con solución de continuidad o mucosas ha estado en contacto con la saliva de un animal o persona infectada con rabia, lo que conlleva a un riesgo de transmisión.
  3. Peste

    La peste es enzoótica en los roedores, la infección en los seres humanos se produce generalmente por picadura de pulgas infectadas; en la actualidad se reportan casos en los continentes de África, Asia, América del Sur y América del Norte. La mayoría de los casos presentados son de peste bubónica, caracterizados por la presentación de fiebre y bubón, (inflamación que puede llegar a necrosis de un ganglio linfático); en una menor frecuencia se presenta como peste septicémica, y rara vez como peste neumónica. La peste ingresó al Perú por los puertos de Pisco y Callao en 1903, se extendió a los principales puertos y ciudades de la costa, registrándose hasta el año 1964, 23166 casos con 11206 fallecidos (letalidad 45%). A partir de 1964, la transmisión se concentró en los departamentos de Piura, Lambayeque, La Libertad y Cajamarca, siendo los brotes de mayor magnitud los ocurridos en 1984 (457 casos y 51 fallecidos) y entre los años 1992 y 1994 (2011 casos y 88 fallecidos).

    El año 1994, y después de aproximadamente 80 años se evidenció la reemergencia de peste en la costa de Lambayeque, con 410 casos reportados, el 51% de ellos procedentes del distrito de Mórrope. Asimismo a partir del 2009 se evidencia la reemergencia de esta zoonosis (después de aproximadamente 70 años) en la provincia de Ascope, en la costa de La Libertad.

    En el periodo 2000-2016, fueron reportados a atreves del sistema de vigilancia 254 casos de peste, (entre sospechosos, probables y confirmados), el 94.5% de ellos son de peste bubónica. La mayor proporción de casos, proceden del departamento de Cajamarca (75%), seguido de La Libertad (17%) y Lambayeque (8%).

    Definiciones de caso de Peste

    Caso Sospechoso:
    Paciente que cumple la definición de caso sospechoso más:

    • Un aislamiento de una muestra clínica única identificada como Y. pestis (morfología de colonia y 2 de las 4 siguientes pruebas positivas: lisis por bacteriófago de cultivos a 20–25 °C y 37 °C; detección de antígeno; PCR; perfil bioquímico de Y. pestis); o
    • Una elevación en 4 títulos de Anticuerpos anti-F1 en muestras de suero pareadas; o
    • En áreas endémicas donde no pueda ser realizada otra prueba confirmatoria, una prueba rápida positiva usando una prueba inmunocromatografíca para detectar antígeno F1.

    Caso probable:
    Dependerá en qué área se presente el caso sospechoso, si se presenta: En área potencialmente nueva o re-emergente: un caso probable es un paciente que cumple la definición de casos sospechoso y al menos 2 de las siguientes pruebas positivas: ◦Microscopía: muestra de bubón, sangre o esputo que contiene cocobacilos Gram-negativos, bipolares después de tinción Wayson o Giemsa;
    • Antígeno F1 detectado en aspirado de bubón, sangre o esputo;
    • Una serología anti-F1 única, sin evidencia de infección o inmunización previa con Y. pestis; y
    • Detección de Y. pestis por PCR en aspirado de bubón, sangre o esputo

    • Caso confirmado

      Paciente que cumple la definición de caso sospechoso más:

      • Un aislamiento de una muestra clínica única identificada como Y. pestis (morfología de colonia y 2 de las 4 siguientes pruebas positivas: lisis por bacteriófago de cultivos a 20–25 °C y 37 °C; detección de antígeno; PCR; perfil bioquímico de Y. pestis); o
      • Una elevación en 4 títulos de Anticuerpos anti-F1 en muestras de suero pareadas; o
      • En áreas endémicas donde no pueda ser realizada otra prueba confirmatoria, una prueba rápida positiva usando una prueba inmunocromatografíca para detectar antígeno F1.

      Carbunco

      El ántrax o carbunco, es una zoonosis causada por el Bacillus anthracis (bacteria formadora de esporas), que afecta preferentemente a los herbívoros, los humanos se infectan accidentalmente presentado formas clínicas relacionadas con la vía de infección: cutáneo, respiratorio e intestinal. Aproximadamente el 98% de los casos corresponden a la forma cutánea; ocasionalmente se han presentado formas septicémica o meningo-encefálica como complicación del carbunco cutáneo no tratado oportunamente.

      El periodo comprendido entre los años 2000 y 2016, fueron reportados 409 casos, procedentes de doce departamentos, el 85 % de ellos ocurrieron en los departamentos de Lima (141 casos), Ica (121 casos) y Piura. También notificaron casos Lambayeque (32 casos), Tacna (10 casos), Cajamarca (08), Huancavelica (04 casos) y Ancash (03 casos), Ayacucho, Callao, Junín y San Martín reportaron un caso.

      Definiciones de caso para la Vigilancia de Carbunco:



      Caso probable de carbunco cutáneo: Todo caso que presenta lesión cutánea que en el curso de 1 a 6 días evoluciona de una etapa papular a una vesicular y finalmente se convierte en una escara negra deprimida, acompañada de edema leve o extenso, con antecedente de contacto directo con animales infectados (vivos, muertos o con sus productos).

      Caso probable de carbunco intestinal: Todo caso que presente náusea, vómitos y anorexia, seguidos de fiebre luego de ingesta de carne contaminada procedente de animales infectados.

      Caso probable de carbunco inhalatorio: Todo caso que luego de un pródromo breve que se asemeja a una infección respiratoria viral aguda, evoluciona rápidamente presentando hipoxia, disnea y temperatura alta, con examen radiográfico de ensanchamiento mediastinal y antecedente de contacto con caso confirmado o sospechoso en animales o con productos de origen animal contaminados.

      Caso probable de carbunco meníngeo: Todo caso con aparición aguda de fiebre alta, posiblemente con convulsiones y pérdida de la conciencia, signos meníngeos y antecedentes de contacto con caso confirmado o sospechoso en animales o con productos de origen animal contaminados.

      Caso confirmado de carbunco: Todo caso probable que es confirmado por uno o varios de los siguientes elementos.

      • Aislamiento de Bacillus anthracis de un espécimen clínico (por ejemplo, sangre, lesiones, exudados)
      • Comprobación de la presencia de B. anthracis en un espécimen clínico mediante el examen microscópico de frotis teñidos de líquido vesicular, sangre, líquido cefalorraquídeo, líquido pleural, heces, etc
      • Serología positiva (ELISA, Western Blot, detección de toxinas, ensayo cromatográfico, prueba de anticuerpos fluorescentes
      • Identificar la ocurrencia de epizootias
      • PCR (reacción en cadena de polimerasa) para detección de B. anthracis positiva


      СНПЧ А7 Тюмень, обзоры принтеров и МФУ

Inicio

Institucional

Vigilancia Epidemiológica

Inteligencia Sanitaria

Fortalecimiento Institucional

RENACE