Vigilancia de enfermedades zoonóticas

Las zoonosis son enfermedades de los animales vertebrados que se transmiten naturalmente al hombre. Se estima que aproximadamente el 61% de los patógenos humanos conocidos en el mundo, son zoonóticos y que alrededor del 75% de las enfermedades emergentes se originan dentro de la interface hombre-animal.

Las estrategias de vigilancia, prevención y control de las enfermedades zoonóticas, así como aquellas estrategias necesarias para afrontar los desafíos que significan las zoonosis emergentes y reemergentes; requieren de un efectivo trabajo articulado multidisciplinario, intersectorial e interinstitucional, en los tres niveles de gobierno; así como también del involucramiento directo de la sociedad organizada.

El sistema nacional de vigilancia epidemiológica considera también Zoonosis emergentes o reemergentes que constituyen amenazas globales y que son incluidas entre los diagnósticos diferenciales en el abordaje de daños con enfoque sindrómico

Vigilancia de las Zoonosis

Reseña

La implementación de la vigilancia de los daños de transmisión zoonótica en el Perú fue de manera progresiva a través de los años, es así que la rabia y la peste se vigila sistemáticamente desde la década del 90; la leptospirosis, carbunco, ofidismo, loxoscelismo desde el año 2000. El año 2015, se aprueba la “D.S. N° 065-MINSA/DGE-V.01”, “Directiva Sanitaria para la Vigilancia Epidemiológica de Enfermedades Zoonóticas, Accidentes por Animales Ponzoñosos y Epizootias”.

Finalidad

Contribuir a la implementación de intervenciones sanitarias para disminuir el impacto de las enfermedades zoonóticas.

Objetivo general

Generar información sobre la magnitud, tendencia y distribución de las Zoonosis.

Objetivos específicos

  • Determinar la incidencia de las enfermedades zoonóticas y monitorear su tendencia.
  • Detectar brotes de enfermedades zoonóticas, endémicas, emergentes/re-emergentes.
  • Identificar riesgos potenciales para la presentación de enfermedades zoonóticas.
  • Identificar la ocurrencia de epizootias

 

 Rabia

La rabia es una zoonosis causada por un virus neutrópico del género Lyssavirus, familia Rhabdoviridae, que afecta a animales domésticos y salvajes, y se propaga a las personas por el contacto con la saliva infectada a través de mordeduras o arañazos. La rabia está presente en todos los continentes, excepto en la Antártida, pero más del 95% de las muertes humanas se registran en Asia y África.[i]

La rabia es una enfermedad que existe desde tiempos remotos, S. IV a.c. En el Perú se habrían presentado los primeros casos de rabia humana y canina en 1803 en Lima y 1807 en Arequipa.

Actualmente, el Perú, evidencia transmisión de rabia en sus dos ciclos; el silvestre cuyos reservorios son los murciélagos hematófagos, con amplia distribución en los departamentos de la región amazónica y algunos valles interandinos; y el ciclo urbano con persistencia de transmisión focalizada en los departamentos de Puno y Arequipa.

La vigilancia y el control de rabia silvestre en el país enfatiza la alerta y respuesta frente a los resultados la vigilancia de la enfermedad en herbívoros a través de Servicio Nacional de Sanidad Agraria (SENASA), así como la de vacunación antirrábica pre exposición que se viene aplicando en las comunidades indígenas de mayor riesgo desde el año 2011.

Para el abordaje de rabia urbana, las acciones se encuentran enmarcadas en el Plan Estratégico Global: “Cero Muertes por Rabia Humana al 2030” impulsado por la Organización Mundial de la Salud conjuntamente con la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y alimentación y la Organización Mundial de Sanidad Animal.

Contexto histórico rabia humana

Entre 1990 y 2019, se registraron 399 casos de rabia humana, el 43% (171/399) corresponden a rabia de transmisión urbana (RHU) y el otro 57% (228/399) a rabia de transmisión silvestre (RHS). El 93% (163/171) del total de casos de RHU fueron notificados durante la década 90-99, disminuyendo significativamente durante los últimos 20 años, mientras que la presentación de casos de RHS, presentó una menor disminución, de un promedio anual de 11 casos en la década 90-99, a un promedio de 7 casos anuales durante los últimos 20 años.[ii]

Contexto histórico rabia animal

Durante este periodo 2015-2019, fueron reportados 1127 casos de rabia animal, el 74.6% (841) de transmisión silvestre y el otro 25.4% (286) de transmisión urbana.

El 90% (754) del total de casos de rabia silvestre fueron reportados a través de la notificación semanal enviada vía correo electrónico de la Subdirección de Análisis de Riesgo y Vigilancia Epidemiológica de la Dirección de Sanidad Animal del SENASA al CDC/MINSA y corresponden a muestras colectadas a través del sistema de vigilancia de rabia en herbívoros implementada por el SENASA. El otro 10% (87 casos) corresponden a muestras colectadas por personal de los servicios de salud y procesadas por el INS.

Situación Actual Rabia Humana

 En el contexto urbano, hasta la SE 28-2020, no se notificaron casos de RHU, el último caso fue el notificado el año 2015 (descrito en el contexto histórico); mientras que en el silvestre, durante la SE 04, se notificó un caso de RHS, luego de la investigación y evaluación del cuadro clínico, sumado al antecedente de mordedura por murciélagos, así como la presentación de dos casos en la SE46-2019 en la misma área, se clasificó a este como un caso probable de RHS.

Situación Actual Rabia animal

Rabia animal silvestre: Hasta la SE 28, se reportaron 31 casos de rabia silvestre; adicionalmente, durante el periodo de la Emergencia Sanitaria, el SENASA, comunicó de una epizootia de rabia en el distrito de Ayabaca aun en curso e investigación y control.

Los casos confirmados proceden de 18 distritos, distribuidos en 14 provincias, en 08 departamentos. El 25,8% de los casos reportados se concentran en los departamentos de Apurímac (08), Amazonas (07) y Cajamarca (06), los otros 10 casos proceden de Piura (03), Ayacucho, San Martín y Ucayali con 02 casos y Huánuco (01).

En lo que va del presente año, se han presentado casos en distritos donde la transmisión de rabia silvestre es frecuente; sin embargo, en 2 distritos se reportaron casos en zonas donde no se tiene registros de otros casos presentados: el distrito de Ayabaca en Piura y el distrito de Bambamarca, provincia de Hualgayoc en Cajamarca.

Rabia animal urbana: El presente año hasta la SE 28 fueron notificados 11  casos (09 canes y 02 gatos), los casos de rabia canina proceden de los distritos de  Yura (04), Cerro Colorado (02), Paucarpata (02) y Cayma (01) en la provincia de Arequipa, y los gatos de los distritos de Cayma en Arequipa y Juliaca en la provincia de San Román, departamento de Puno.

 

 Definiciones de caso de rabia[iii]:

  1. Caso probable: Paciente con síndrome neurológico agudo (encefalitis) dominado por formas de hiperactividad seguido de síndromes paralíticos que progresan hacia el coma y muerte, por insuficiencia respiratoria, entre 4 y 10 días después de la aparición del primer síntoma. Con antecedente de mordedura, arañazo o contacto con un animal sospechoso de rabia u otra condición de exposición (trasplantes, riesgo ocupacional, transmisión vertical). El período de incubación puede variar desde 10 días hasta 312 días, generalmente es de 30 a 90 días, con un tiempo promedio de 50 días.
  2. Caso confirmado: Caso probable que es confirmado por laboratorio mediante los resultados positivos de las pruebas de inmunofluorescencia directa (IFD), cultivo celular, inoculación en ratones o RT-PCR. Una prueba positiva en el caso post mortem, de cualquiera de estos exámenes, es concluyente de rabia. En el caso sospechoso de rabia ante mortem, son necesarios al menos dos resultados positivos para confirmar el caso. Los resultados negativos no descartan el caso.
  3. Contacto de rabia: Es la persona o animal cuya piel con solución de continuidad o mucosas ha estado en contacto con la saliva de un animal o persona infectada con rabia, lo que conlleva a un riesgo de transmisión.

 

Epizootia rabia

  1. Caso probable de rabia canina:

Perro con cambio de conducta que se esconde en lugares oscuros o muestra intranquilidad, posteriormente se torna agresivo, con tendencia a morder objetos y todo lo que se mueve, hay sialorrea, alteración del ladrido por parálisis de músculos laríngeos y cuerdas vocales, el animal tiende a fugar de su domicilio, luego sobreviene incoordinación muscular, parálisis de las extremidades posteriores y muerte. Con un tiempo de enfermedad no mayor a 10 días. Algunas veces el cuadro clínico solo muestra síntomas de parálisis y muerte.

  1. Caso confirmado de rabia canina:

Un resultado positivo de cualquiera de las pruebas confirma el caso: IFD, inoculación en ratones, cultivo celular, RT-PCR y secuenciamiento genético.

 

Peste

La peste ingresó al Perú por los puertos de Pisco y Callao en 1903, se extendió a los  principales puertos y ciudades de la costa, registrándose hasta el año 1964, 23166 casos con 11206 fallecidos (letalidad 45%). A partir de 1964, la transmisión se concentró en los departamentos de Piura, Lambayeque, La Libertad y Cajamarca, siendo los brotes de mayor magnitud los ocurridos en 1984 (457 casos y 51 fallecidos) y entre los años 1992 y 1994 (2011 casos y 88 fallecidos).

El año 1994, y después de aproximadamente 80 años se evidenció la reemergencia de peste en la costa del departamento de Lambayeque, con 410 casos reportados, el 51% de ellos procedentes del distrito de Mórrope.  Asimismo a partir del 2009  se evidencia la reemergencia de esta zoonosis (después de aproximadamente 70 años) en la provincia de Ascope, en la costa de La Libertad.

Entre los años 1999 y 2018, fueron notificados 342 casos con 22 defunciones, con una letalidad de 6.4% durante este periodo. El 95.6% (327/342) de los casos corresponden a peste bubónica, el otro 4.4% corresponden a siete casos de peste neumónica y ocho de peste septicémica.

El 51.5% (176/342) del total de casos notificados durante este periodo son varones. En relación a las etapas de vida, los mas afectados corresponden a niños menores de 11 años (39.8%), seguido de adolescentes (19.9%), adultos de 30 a 59 años (19%) y jóvenes de 18 a 29 años (16.4%); los adultos mayores de 60 años fueron los menos afectados con el 5% del total de casos notificados.

El 68.4% (234/342) del total de casos notificados proceden del departamento de Cajamarca, el 15.2% (52/342) proceden de La Libertad y el 14% (48/342) corresponden al departamento de Lambayeque. Adicionalmente el año 2012, fue registrado caso sospechoso de peste, un adolescente que 15 años procedente del distrito de  Cumba, provincia Utcubamba, una zona que se mantuvo en silencio desde el año 1962.

En el periodo 2000-2016, fueron reportados a atreves del sistema de vigilancia 254 casos de peste, (entre sospechosos, probables y confirmados), el 94.5% de ellos son de peste bubónica. La mayor proporción de casos, proceden del departamento de Cajamarca (75%), seguido de La Libertad (17%) y Lambayeque (8%).

El año 2018 se registró un brote de peste en el departamento de La Libertad, con 4 casos, tres de peste bubónica y un fallecido confirmado de peste septicémica.

 

 

 

 

 

Definiciones de caso de Peste

 

  1. Caso Sospechoso: Paciente que presenta signos y síntomas clínicos compatibles, y con antecedentes epidemiológicos de:
  • Exposición a humanos o animales infectados, y/o
  • Evidencia de picaduras de pulgas, y/o
  • Residencia o viaje a un área endémica conocida, dentro de los 10 días previos.

 

  1. Caso Probable: Dependerá en qué área se presente el caso sospechoso, si se presenta:
  • En área potencialmente nueva o re-emergente: un caso probable es un paciente que cumple la definición de caso sospechoso y al menos 2 de las siguientes pruebas positivas:
  • Microscopía: muestra de bubón, sangre o esputo que contiene cocobacilos Gram-negativos, bipolares después de tinción Wayson o Giemsa;
  • Antígeno F1 detectado en aspirado de bubón, sangre o esputo;
  • Una serología anti-F1 única, sin evidencia de infección o inmunización previa con pestis; y
  • Detección de pestis por PCR en aspirado de bubón, sangre o esputo.
  • En área endémica conocida: un caso probable es un paciente que cumple la definición de caso sospechoso y al menos 1 de las pruebas positivas mencionadas en el párrafo anterior.

 

  1. Caso Confirmado: Paciente que cumple la definición de caso sospechoso más:
  • Un aislamiento de una muestra clínica única identificada como pestis (morfología de colonia y 2 de las 4 siguientes pruebas positivas: lisis por bacteriófago de cultivos a 20-25 °C y 37 °C; detección de antígeno; PCR; perfil bioquímico de Y. pestis); o
  • Una elevación en 4 títulos de Anticuerpos anti-F1 en muestras de suero pareadas; o
  • En áreas endémicas, donde no pueda ser realizada otra prueba confirmatoria, una prueba rápida positiva usando una prueba inmunocromatográfíca para detectar antígeno F1.

 

  1. Contacto

Persona que ha visitado y/o permanecido en la casa del enfermo un período de 7 días antes y 14 días después de la fecha de inicio de la enfermedad del primer y último caso de esa vivienda. También debe considerarse como contacto a toda persona que asistió al velatorio de un fallecido por peste, persona que atendió el caso y al personal de salud que ingresa a una localidad con casos actuales.

 

Contacto cercano: Toda persona que está a menos de 2 metros de distancia de un paciente con peste neumónica.

 

  1. Formas clínicas de peste para aplicar en la definición de caso:
  2. Peste Bubónica, paciente febril con presencia de hinchazón aguda y dolorosa de los ganglios linfáticos. Los ganglios infectados con mayor frecuencia son: inguinal, axilar, cervical y crural o femoral.

 

  • Peste Septicémica, forma grave, es la invasión del bacilo pestoso al torrente sanguíneo en forma masiva (bacteriemia), con localización en otros órganos, tales como bazo, hígado, pulmones, meninges. Esta forma clínica puede ser:
      • Peste septicémica secundaria: cuando se deriva de la forma bubónica, tiene un mayor compromiso del estado general, toxemia, pequeñas hemorragias de la piel y deshidratación.
      • Peste septicémica primaria: cuando el compromiso de ganglios no es evidente, la pestis se multiplica en la sangre, pudiendo identificarse por hemocultivo.
    • Peste Neumónica, forma grave que se caracteriza por la localización de la Yersinia en el pulmón. El enfermo al toser elimina los bacilos pestosos incluidos en las gotitas de Flügge (secreciones respiratorias) que directamente pueden infectar al ingresar por la vía respiratoria a los contactos de la persona o animal enfermo. Clínicamente la peste neumónica se caracteriza por tener un comienzo brusco con fiebre alta, disnea, tos, taquicardia, cefalea, mialgias intensas, temblores y postración. En las primeras horas hay dificultad para expectorar. Luego el esputo se torna sanguinolento, espumoso y fluido. La enfermedad progresa, aparecen estertores y desaparecen los ruidos respiratorios, pudiendo producirse la muerte en un lapso de uno a tres días. La Peste Neumónica puede ser:
      • Peste neumónica secundaria, que se deriva de la evolución de la peste bubónica, es muy grave y con alta letalidad. Puede ser consecuencia de un retraso en el diagnóstico y/o por inadecuado tratamiento de la peste bubónica o peste septicémica primaria.
      • Peste neumónica primaria, cuando el enfermo con peste neumónica secundaria al toser elimina al bacilo pestoso transmitiéndolo a sus contactos directamente a través de las gotas de secreciones respiratorias, pudiendo producir brotes localizados o epidemias devastadoras. El paciente puede fallecer dentro de las 48 horas.

 

Epizootia:

 

Se notificará obligatoriamente la muerte de roedores y cuyes, que ocurra en los departamentos de Piura, Lambayeque, La Libertad y Cajamarca.

 

Carbunco

El carbunco (Antrax) es una zoonosis que afecta preferentemente a los herbívoros y es causada por el Bacillus anthracis, una bacteria formadora de esporas. Las personas se infectan directa o indirectamente de los animales y el cuadro clínico depende de la vía de infección (cutánea, inhalatoria o gastrointestinal).

Los reservorios, (herbívoros tanto domésticos como silvestres) eliminan los bacilos que al exponerse al aire  esporulan. Las esporas del B. anthracis, son resistentes a condiciones ambientales adversar y pueden permanecer viables por años en la tierra contaminada. Las pieles y lo cueros de los animales infectados pueden también albergar esporas viables durante largos periodos.

El carbunco es frecuente en países que no cuentan con programas de salud pública veterinaria que proporcionen vacunación para los animales de manera sistemática. Esta es una enfermedad es endémica en las regiones agropecuarias América Central y Sudamérica, África subsahariana, el centro y sudoeste de Asia, el sur de Europa y Europa Oriental, y el Caribe.

El ántrax se ha utilizado como arma en todo el mundo durante casi un siglo. En el año 2001, se colocaron esporas de ántrax en polvo en cartas que se enviaron a través del sistema postal de los Estados Unidos. Veintidós personas, incluidos doce carteros, contrajeron el ántrax, y cinco de ellos fallecieron.

El carbunco es incluido como daño de notificación inmediata en el sistema de vigilancia epidemiológica en el Perú a partir del año 2000 y hasta el 2018 fueron notificados 419 casos, con 03 fallecidos (entre probables y confirmados). El 33.7% (141/419) del total de casos corresponden a brotes presentados en el departamento de Lima entre el año 2000 y 1010.

El 76% (321/419) del total de casos notificados durante estos 20 años, corresponden a brotes ocurridos entre los años 2000 y 2010, en los departamentos de Lima (141 casos), Ica (114 casos), Piura (25 casos) , Lambayeque (31 casos)  y Tacna (10 casos).

Durante el último quinquenio se han notificado brotes den los departamentos de Cajamarca y Piura; el brote de mayor magnitud ocurrió el año 2015 en el distrito de Chulucanas, provincia de Morropon en Piura (57 casos). El año 2018 y 2019 no se notificaron casos.

El última caso notificado fue en la SE 28 del 2020, un caso de Carbunco (Ántrax), en el distrito de La Matanza – Piura.

El programa de vacunación animal implementado por el Servicio Nacional de Sanidad Agraria (SENASA), ha contribuido a disminuir la transmisión en la enfermedad; los brotes registrados en el último quinquenio (Cajamarca y Piura) ocurrieron en áreas sin antecedente reciente de casos y por lo tanto no consideradas en las áreas priorizadas por los programas de vacunación animal las mismas que fueron incluidas en posterior a la ocurrencia de los brotes.

 

 

 

 

 

 

 

 

Definiciones de caso para la vigilancia epidemiológica de Carbunco:

Formas clínicas para aplicar las definiciones de caso de carbunco

Carbunco cutáneo: Todo caso que presenta lesión cutánea que en el curso de 1 a 6 días evoluciona de una etapa papular a una vesicular y finalmente se convierte en una escara negra deprimida, acompañada de edema leve o extenso, con antecedente de contacto directo con animales infectados (vivos, muertos o con sus productos).

Carbunco gastro intestinal (orofaringeo e intenital): Todo caso que presente náusea, vómitos y anorexia, seguidos de fiebre luego de ingesta de carne contaminada procedente de animales infectados.

Carbunco respiratorio: (respiratorio o inhalatorio): Todo caso que luego de un pródromo breve que se asemeja a una infección respiratoria viral aguda, evoluciona rápidamente presentando hipoxia, disnea y temperatura alta, con examen radiográfico de ensanchamiento mediastinal y antecedente de contacto con caso confirmado o sospechoso en animales o con productos de origen animal contaminados.

Carbunco meníngeo: Todo caso con aparición aguda de fiebre alta, posiblemente con convulsiones y pérdida de la conciencia, signos meníngeos y antecedentes de contacto con caso confirmado o sospechoso en animales o con productos de origen animal contaminados.

Caso confirmado de carbunco: Todo caso probable que es confirmado por uno o varios de los siguientes elementos:

  • Aislamiento de Bacillus anthracis de un espécimen clínico (por ejemplo, sangre, lesiones, exudados)
  • Comprobación de la presencia de anthracis en un espécimen clínico mediante el examen microscópico de frotis teñidos de líquido vesicular, sangre, líquido cefalorraquídeo, líquido pleural, heces, etc.
  • Serología positiva (ELISA, Western Blot, detección de toxinas, ensayo cromatográfico, prueba de anticuerpos fluorescentes, PCR (reacción en cadena de polimerasa)

Caso probable de carbunco:

Caso que es compatible con la descripción de las formas clínicas, procedente de zona enzoótica y/o que tiene un enlace epidemiológico con casos confirmados o sospechosos de animales o productos de origen animal, y al menos comprobación de B. anthracis mediante el examen microscópico de frotis teñidos de líquido vesicular, sangre, líquido cefalorraquídeo, líquido pleural y heces del paciente.

Caso confirmado de carbunco:

Caso probable que es confirmado por la presencia de Bacillus anthracis mediante aislamiento, serología o pruebas moleculares

  • Aislamiento de Bacillus anthracis de un espécimen clínico (sangre, lesiones, exudados y tejidos)
  • Prueba rápida Inmunocromatográfica positiva para detección de antígeno de Bacillus anthracis.
  • Prueba de ELISA positiva para detección de anticuerpos contra Bacillus anthracis.
  • Detección de Bacillus anthracis por la prueba de PCR.

Contacto:

Toda persona, sin cuadro clínico, que ha participado en el faenamiento, o ha manipulado carne, productos o subproductos contaminados; así como toda persona que ha consumido carne o vísceras de ganado muerto por carbunco. El contacto deberá tener seguimiento por siete días, considerando el rango máximo del periodo de incubación.

Epizootia

Caso de carbunco animal:

Infección aguda que afecta a los bovinos, ovinos, porcinos y otros animales herbívoros, se caracteriza por la presentación de fiebre, depresión, dificultad respiratoria y convulsiones, es común la presentación de sangrado por los orificios naturales del cuerpo del animal.

  • Caso animal probable: animal que presenta síntomas clínicos de la enfermedad y con nexo epidemiológico de procedencia de área endémica o contacto con animal confirmado.
  • Caso animal confirmado: caso probable que es confirmado por la presencia de Bacillus anthracis mediante aislamiento, serología o pruebas moleculares.
  • Aislamiento de Bacillus anthracis de un espécimen clínico (sangre, lesiones, exudados y tejidos)
  • Prueba rápida Inmunocromatográfica positiva para detección de antígeno de Bacillus anthracis.
  • Prueba de ELISA positiva para detección de anticuerpos contra Bacillus anthracis.
  • Detección de Bacillus anthracis por la prueba de PCR.

 

Caso probable de carbunco cutáneo: Todo caso que presenta lesión cutánea que en el curso de 1 a 6 días evoluciona de una etapa papular a una vesicular y finalmente se convierte en una escara negra deprimida, acompañada de edema leve o extenso, con antecedente de contacto directo con animales infectados (vivos, muertos o con sus productos).

Leptospirosis

La leptospirosis es una enfermedad infecciosa causada por bacterias patógenas, gram negativas, llamadas leptospiras, la especie que causa la enfermedad en el hombre es la espiroqueta llamada Leptospira interrogans, los cuales son transmitidas al hombre, directa o indirectamente, al entrar en contacto con la orina de animales infectados o un ambiente contaminado con orina. La transmisión entre humanos ocurre muy raramente . Tiene como reservorio natural a una gran variedad de animales domésticos y salvajes como son: ratas, caballos, cerdos, vacas, canes, entre otros.

La leptospirosis ha emergido como una enfermedad de los grandes asientos urbanos con condiciones de hacinamiento e higiene deficiente, favorecida por desastres naturales como terremotos, tormentas tropicales, inundaciones.

La Organización Mundial de la Salud, considera a esta zoonosis como un problema de salud pública mundial; frecuente en las áreas tropicales y subtropicales, en la que se encuentran la mayoría de países en desarrollo, como el Perú, en donde la probabilidad de entrar en contacto con ambientes contaminados con Leptospira, es alta.

La leptospirosis, aunque es susceptible de ser tratada, puede agravarse y llevar a la muerte; sus síntomas pueden ser similares a los de otras infecciones como influenza, meningitis, hepatitis, dengue o fiebres virales hemorrágicas. Algunas de estas infecciones, en particular el dengue, pueden dar lugar a grandes epidemias y los casos de leptospirosis que ocurran durante esas epidemias, pueden pasar desapercibidos. Por ello, es importante distinguir la leptospirosis del dengue y otras fiebres hemorrágicas en pacientes provenientes de países o lugares donde estas enfermedades son endémicas[iv].

SITUACIÓN EPIDEMIOLÓGICA DE LEPTOSPIROSIS EN EL PERÚ

El primer caso de leptospirosis en el Perú fue descrito por Arce y Ribeyro el año 1917, desde entonces, numerosos estudios de sero-prevalencia reportan la presencia de infección por Leptospira en grupos ocupacionales o poblaciones, así como en reservorios domésticos y silvestres (roedores, marsupiales y quirópteros) en diferentes partes del país.

La notificación de casos de esta zoonosis fue considerada dentro de la vigilancia del síndrome icterohemorrágico a partir del año 1999 por el Ministerio de Salud (MINSA), a raíz de los brotes de leptospirosis en los departamentos de Cusco, Huánuco y Ayacucho. Desde el año 2003, la leptospirosis se implementó como un daño de notificación regional, luego de la presentación de brotes en el distrito de Echarate, provincia La Convención en Cusco y en el distrito de San Juan Bautista, provincia de Maynas en Loreto.

Durante el periodo 1999 – 2011, la leptospirosis mantuvo un comportamiento endémico, con brotes esporádicos que se presentaron como conglomerados relacionados en tiempo y espacio, usualmente con una exposición común con agua contaminada, como el incremento de casos entre los años 2004 al 2007; sin embargo, a raíz de las grandes inundaciones ocurridas en el departamento de Loreto en los años 2012 al 2014, y a los efectos del Fenómeno del Niño Costero durante el año 2017, en el norte del país, se inicia un comportamiento epidémico, notificándose durante el periodo 2012 – 2018, 16 544 casos, 5.6 veces más casos notificados que en el periodo 1999 – 2011.

En los últimos años, en nuestro país, la leptospirosis se ha presentado como una enfermedad infecciosa importante; dado que su mortalidad ha ido en aumento, así, durante el periodo 2012 – 2018 se notificaron 84 fallecidos por esta enfermedad, en comparación con el periodo 1999 – 2011, en la que se produjeron 30 decesos, este incremento en la mortalidad está relacionado a diversos factores como la poca sospecha clínica, la carencia de laboratorios de diagnóstico en muchas regiones, así como a la falta de oportunidad para brindar tratamientos efectivos en forma oportuna.

Durante el año 2018, a nivel nacional, 22 departamentos, excepto Puno y Tacna, notificaron en total  2520 casos de leptospirosis, 42.6% de los cuales fueron confirmados. A partir de la SE42-2018, el departamento de Loreto muestra un comportamiento ascendente, notificando al final del periodo, el 40% del total de casos a nivel nacional. Otros departamentos con mayor número de casos fueron Ayacucho (14%), Tumbes (10%), Piura (8%); Madre de Dios (6%) y Lambayeque (4%); estos seis departamentos notificaron el 82.5% del total de casos a nivel nacional. Durante este año, se produjeron 10 defunciones, 07 en el departamento de Loreto y una defunción en Piura, San Martín y Ucayali, respectivamente.

La leptospirosis afecta a todos los grupos de edad, pero son los jóvenes (27.1%) y los adultos (37.7%), quienes representan el 65% del total de casos notificados. Los grupos con mayor riesgo de infección son los jóvenes, con una incidencia acumulada de 10.2 x 100 mil habitantes, seguido de los adolescentes (8.5 x 100 mil) y de los adultos (8.1 x 100 mil). Con respecto a la distribución de casos según tipo de sexo, desde el inicio del comportamiento epidémico, año 2012, las mujeres son el grupo más afectado, representando en promedio para el periodo 2012-2018 el 53% de los casos y para el año 2018 el 56.2% del total de casos notificados.

Definiciones de caso

  1. Caso probable de Leptospirosis

 

Paciente con cuadro febril agudo (menor o igual a 7 días), caracterizado por cefalea, mialgias, especialmente en pantorrillas y región lumbar y/o artralgias, que puede o no estar acompañada de inyección conjuntival y/o ictericia o evidencia de sangrado o anuria/oliguria y/o proteinuria; que refiera exposición durante las últimas 4 semanas a:

  • Fuentes de agua, aniegos u otras colecciones hídricas potencialmente contaminadas, como canales de regadío (acequias), pozas, charcos, lagos, y/o a desagües, letrinas o manejo de aguas residuales contaminadas con orina de roedores y otros animales.
  • Actividades con riesgo ocupacional, como agricultores, ganaderos, recolectores de basura, limpiadores de acequias, trabajadores de agua y desagüe, gasfiteros, médicos veterinarios, técnicos agropecuarios que administran tratamiento a los animales, entre otros y/o desarrollo de actividades recreativas y deportes de aventura que tienen relación con fuentes de agua potencialmente contaminadas (ríos, cochas, acequias,

lagunas y otros)

  • Contacto con animales enfermos o roedores.
  • Procedente de región lluviosa y con una:

– Prueba de ELISA IgM reactiva para detección de anticuerpos contra Leptospira, o

– Prueba rápida Inmunocromatografica positiva para detección de anticuerpos contra Leptospira.

– Prueba de Microaglutinación (MAT) con título inferior a 1:800 en una sola muestra y no sea posible una segunda muestra.

 

  1. Caso confirmado

 

Todo caso probable que es confirmado por laboratorio. Los criterios a tener en cuenta para la confirmación de laboratorio, se establecerán en el siguiente orden de prioridad:

  1. a) Aislamiento de la bacteria a partir de sangre, orina, líquido céfalo raquídeo (L.C.R.), tejidos; o,
  2. b) Detección de ADN de Leptospira por la prueba de la Reacción de Cadena de la Polimerasa (PCR) a partir de sangre, orina, líquido cefalorraquídeo (L.C.R.) o tejidos; o,
  3. c) Seroconversión en dos muestras pareadas de suero de 4 o más veces

cl título de anticuerpos por la prueba de Microaglutinación (MAT), siendo necesario 2 a 3 muestras, con intervalos de 15 días; o,

  1. d) Cuando no sea disponible más de una muestra, un título igual o superior a 1:800 confirma el diagnóstico.

 

Si el paciente tiene menos de 7 días de enfermedad, es no reactivo o indeterminado o presenta títulos bajos, necesariamente se deberá tomar una segunda muestra.

 

La confirmación serológica está dada por la prueba de Microaglutinación (MAT).

Cualquier resultado positivo mediante otra técnica diagnóstica serológica (ELISA,

Inmunocromatografía, IFI, HA) debe ser confirmada por esta prueba.

 

[i] Nota Informativa PANAFTOSA OPS/OMS, disponible en https://www.paho.org/panaftosa/index.php?option=com_content&view=article&id=509:rabia&Itemid=181

 

[ii] Reporte de Vigilancia de Rabia, Perú 2020: Lima, 06 de julio de 2020, Edición extraordinaria por el “Día Mundial de las Zoonosis”

[iii] DS N° 065-MINSA/DGE: Para la Vigilancia epidemiológica de enfermedades zoonóticas, accidentes por animales ponzoñosos y epizootias

[iv] Leptospirosis humana: guía para el diagnóstico, vigilancia y control / Organización Mundial de la Salud; traducción del Centro Panamericano de Fiebre Aftosa. – Rio de Janeiro: Centro Panamericano de Fiebre Aftosa –VP/OPS/OMS, 2008.


Vigilancia, Prevención y Control de la Rabia

La Rabia es una zoonosis producida por un virus que pertenece a la Familia Rhabdoviridae y Género Lyssavirus. Todas las especies de mamíferos son susceptibles a la infección del virus rábico, sin embargo, sólo unos pocos son importantes como reservorios responsables de su transmisión en la naturaleza.

Mostrar más
Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar