Vigilancia, prevención y control de influenza

La influenza es una enfermedad vírica que afecta principalmente a la nariz, la garganta, los bronquios y, ocasionalmente, los pulmones; puede durar una semana aproximadamente y se caracteriza por la aparición de inicio brusco de fiebre alta, tos seca, dolor de garganta, asimismo, puede acompañarse de otros síntomas como son: dolor muscular, cefalea, malestar general y rinitis. Las manifestaciones digestivas como náuseas, vómitos y diarreas, son pocos frecuentes, pero pueden acompañar a la fase respiratoria en los niños.

Hay cuatro tipos de virus de Influenza: A, B, C y D. Los causantes de las epidemias estacionales son los virus gripales de tipo A y B.

  • Los virus de la gripe A: Los subtipos actualmente circulantes en el ser humano son el A(H1N1) y el A(H3N2). El A(H1N1) también se conoce como A(H1N1), pues fue el causante de la pandemia de 2009 y posteriormente sustituyó al virus de la gripe estacional A(H1N1) que circulaba hasta entonces. Todas las pandemias conocidas han sido causadas por virus gripales de tipo A.
  • Los virus de tipo B no se clasifican en subtipos, pero los circulantes actualmente pueden dividirse en dos linajes B/Yamagata y B/Victoria.
  • Los virus de tipo C se detectan con menos frecuencia y suelen causar infecciones leves, por lo que carecen de importancia desde el punto de vista de la salud pública.
  • Los virus de tipo D afectan principalmente al ganado y no parecen ser causa de infección ni enfermedad en el ser humano.

El virus de la influenza se transmite de forma directa y con facilidad de una persona a otra a través de gotículas y pequeñas partículas expulsadas con la tos o los estornudos, además, suele propagarse rápidamente en forma de epidemias estacionales.

El virus de la Influenza tiene un periodo de incubación breve, por lo regular de uno a tres días; asimismo su periodo de transmisibilidad es de 3 a 5 días desde la aparición del cuadro clínico en los adultos y puede llegar a 7 días en los niños de corta edad.

Todos los grupos de edad pueden infectarse de Influenza, sin embargo, en niños pequeños, adultos mayores (60 años a más) y personas con enfermedades crónicas como enfermedades cardiacas, pulmonares, renales, entre otras, la infección puede complicarse y provocar neumonía o causar la muerte.

Para prevenir la transmisión de la influenza hay que lavarse las manos frecuentemente, cubrirse la boca y la nariz con un pañuelo al toser. Además de la vacunación contra la influenza (según el esquema nacional de vacunación).

Salas de situación semanal – Influenza



Etiquetas
Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar

Te has suscrito correctamente a nuestras publicaciones.

Se produjo un error al intentar enviar tu solicitud. Inténtalo de nuevo.

CDC MINSA will use the information you provide on this form to be in touch with you and to provide updates and marketing.